Big Data | Noticias  

Consecuencias impredecibles que amenazan el futuro de las organizaciones

El Brexit marcaba el principio del fin de la era 'business as usual', tan incrustada en el ADN de las empresas británicas. Al anuncio del Brexit le sucedería la rápida caída de la libra esterlina; un fenómeno que ocasionaría tormentas de incertidumbre y nerviosismo en los negocios y en los consumidores ingleses.
Brexit
Redacción

Pegada a los talones del Brexit hizo su aparición una crisis en otro emblema inglés. El caso, bautizado como ‘marmitegate’, causaría histeria nacional en el Reino Unido cuando estalló entre Unilever y Tesco, tras incrementar el precio de un producto tan genuinamente británico como el extracto de levadura que lleva por marca Marmite. El caso es que Marmite, ahora en manos de una empresa holandesa, disparó su precio al haberse devaluado la libra esterlina más de un 10% frente al euro y el dólar. Tesco reaccionó retirando todos los productos de Univeler de su web, incluyendo el jabón Dove y la mayonesa Helmann´s.

Aunque la disputa se resolvió tras una jornada de cobertura mediática a la notica que hizo verter ríos de tinta en la prensa de todo el país, el fenómeno marmitegate ilustra por sí mismo cómo la volatilidad de los precios puede dañar las relaciones entre suministradores e, incluso, socavar la reputación y las ventas de una compañía.

Es probable que el caso Marmite haya concluido, pero deja sobre la mesa un mensaje claro: una necesidad creciente empuja a los negocios a responder a consecuencias imprevistas o arriesgadas. Sin embargo, parece que una gran cantidad de empresas permanece muy lejos de estar lista para encarar una nueva era en donde impera la incertidumbre. MHR Analytics realizaba recientemente una encuesta a 300 ejecutivos británicos catalogados como clase “C” (correspondientes a la categoría más alta: ‘chiefs’), que dio como resultado que menos de la mitad de ellos se sentía seguro de que su negocio era capaz de responder rápidamente a la volatilidad económica que se produce a corto plazo.

La realidad de ‘big data’

Para dar una idea de cómo tanto pymes como multinacionales pueden beneficiarse de la adopción de procesos que actúen en la protección de los adversos efectos que para ellas pudiesen causar los eventos impredecibles, la respuesta está en los procesos de big data y analítica. Tras haber permanecido inmerso en un paréntesis que ha durado años, no ha sido hasta 2017 que los procesos de big data han hecho realidad una gran parte de los avances conseguidos en predictibilidad en una serie de procesos que no pueden ser ignorados por los directivos de las organizaciones.

Así, la investigación de MHR Analytics confirma que el 88% de los ejecutivos de clase C señala estar convencido de que los sistemas de analítica de datos y de BI serán cruciales para el futuro de sus negocios. Pero, a pesar de ello, el estudio de MHR revela que el 59% de los ejecutivos C admite no entender big data tanto como le gustaría, y reconocía las dificultades que tenía a la hora de alinear el negocio con big data; mientras tanto, solo el 17% señalaba que su estrategia de BI permanecía pobremente respaldada por los ejecutivos más elevados del negocio.

 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información