Big Data | Noticias  

De gallinas, huevos y la necesidad de tecnología

Tags: Actualidad
¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Una pregunta controvertida que ha calentado la cabeza de muchos pensadores a lo largo de milenios. Desde Aristóteles a Goethe.
pollos
Redacción

El aspecto filosófico de esta cuestión ha prevalecido hasta que Darwin acabó con esta falsedad afirmando que: ninguno de los dos fue primero.

Es posible también que nos estemos enfrentando de nuevo a esta cuestión ancestral cuando asociamos la tecnología a este razonamiento: ¿qué fue primero: la necesidad o la tecnología? ¿Ha sido la propia tecnología la que ha guiado a nuestras necesidades, o es al revés?

¿La invención del coche despertó nuestra necesidad por disponer de vehículos? En esta cuestión, tal vez si retrocediésemos el en tiempo hubiésemos solventado la necesidad de disponer maneras más eficientes de transportarnos…  Y, si extrapolamos este razonamiento al ámbito de las TI, podríamos preguntarnos si fue la humanidad la que clamaba por el desarrollo de tecnologías como bluethooth o SSD, o surgieron como las setas (casi aparentemente de la nada).

Lo cierto es que se hace difícil identificar una necesidad hacia algo que todavía no existe. Una respuesta contraria a la paradoja del huevo y la gallina en este caso estaría clara: La tecnología es necesaria para dar el primer paso y mostrarnos lo que es posible hacer con ella. No obstante, todas estas ventajas pueden disiparse rápidamente cuando una necesidad no se materializa con prontitud.

Los inventores a menudo suelen impresionar a los visitantes de ferias tecnológicas con asombrosas destrezas que, por regla general, no sirven para nada en concreto, y que pasan al olvido en el momento en el que se acaba el show.

15 años atrás no necesitábamos smartphones aunque nos costase encontrar cabinas telefónicas para hacer una llamada. A día de hoy, no obstante, no necesitamos buscar cabinas telefónicas para llamar, pero tampoco tenemos la necesidad imperiosa de comprar un libro o ver vídeos de perros y gatos mientras nos desplazamos en autobús. Sin embargo, lo hacemos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios