Big Data | Noticias  

La analítica de datos en la mejora de la experiencia de los alumnos

A lo largo de los últimos años, el empleo de la tecnología digital en el aula se ha convertido en algo habitual para una nueva generación de estudiantes que no recuerda las lecciones sin las que intervenga un smartphone una tableta o un ordenador.
Estudiantes
Redacción

Una de las novedades tecnológicas emergentes de los últimos tiempos para el sector educativo se refiere al empleo de metodologías de big data y analítica de datos, a través de los cuales los profesores pueden realizar un seguimiento de los progresos y hábitos de aprendizaje online de los alumnos y monitorizar su evolución de un modo mucho más preciso.

En la actualidad, los datos a los que tienen acceso los profesores universitarios es enormemente vasto, en tanto que las técnicas de recolección y gestión de los datos se están transformando en sistemas mucho más sofisticados a la vez que útiles. Si muchos retailers ya emplean big data para predecir los hábitos futuros de los consumidores con el objetivo de recomendar nuevos productos, las posibilidades de empleo de estas metodologías para el ámbito educativo se tornan inimaginables.

No cabe más que pensar en los beneficios que aporta la analítica de datos a un profesor si éste dispone de herramientas que le ayudan a predecir cuál va a ser la calificación de final de carrera de un estudiante que haya concluido el primer año. O bien si puede predecir en qué momento del año un estudiante empezará a apretar con el objetivo de lograr sus objetivos de curso.

En el pasado, esta clase de docencia predictiva era imposible de poner en práctica; no obstante, gracias a la emergencia de los sistemas de analítica, los estudiantes reciben una experiencia de aprendizaje mucho más personalizada.

Gracias a la movilidad, al cloud y a las herramientas colaborativas, el personal docente dispone de una interacción con el alumnado mucho más intensa, en tanto que la elevada cantidad de datos disponibles para el entorno educativo ha transformado a la formación en un proceso mucho más conectado.

Asimismo, a través de las posibilidades que ofrece la tecnología de acceso en tiempo real y la puesta en uso de manera inmediata, los profesores tienen la posibilidad de monitorizar sus propios métodos de enseñanza y comprobar su funcionamiento entre el alumnado, así como  realizar cambios, añadir o suprimir material de estudio, y modificar los programas formativos sobre la marcha, en la medida de sus necesidades y requerimientos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información