Cloud | Noticias  

Ahorro de costes empresariales con 'cloud computing'

La incorporación de 'cloud computing' como sistema de almacenamiento a la empresa privada se traduce en un ahorro inmediato en recursos tanto humanos como económicos. Respecto a los segundos, emergen en tres aspectos fundamentales: en costos de servidor e instalaciones, en costos en software, almacenamiento y redes y en costos en recursos y uso de la nube pública.
cloudcomputing_mundo
Redacción

Para entender este ahorro, que en líneas generales se traduce en mejores servicios de almacenamiento y seguridad con menos gasto, o lo que es lo mismo, en beneficios para la empresa con una amortización de la inversión en plazos más que aceptable, tenemos que tener en cuenta las grandes ventajas naturales del cloud computing como sistema implementable, fácil de usar por el total de los departamentos de la organización al mismo tiempo y completamente virtual, lo que implica una deslocalización física.

1. Ahorro de costos de servidor e instalaciones con el cloud computing

El ahorro de costes en servidores e instalaciones gracias al cloud computing empresarial es consecuencia de la jubilación de servidores físicos antiguos sobre los que se evitan gastos de mantenimiento, la disminución del valor residual promedio para servidor físico, las compras de servidor físico ahorradas y la reducción de los costes en instalaciones en general (espacio, energía y enfriamiento en particular).
Los objetivos principales de una empresa cuando instala cloud computing son:

1.- Proporcionar y administrar mejor la capacidad de almacenamiento.

2.- Lograr que sus procesos y la accesibilidad y eficacia de los mismos sirvan para fomentar el uso de recursos internos cuando fuera posible.

Para medir los beneficios asociados al cloud computing, la empresa debe concretar el ahorro de costos de virtualización y consolidación y la reducción de servidores físicos. Estos esfuerzos se traducen en una mejor utilización de la capacidad del servidor al permitir que la empresa ahorre recursos externos extra debido a la capacidad de admitir más con sus activos físicos existentes. Por otra parte, el cloud computing permite a las empresas usar servidores estándar de bajo consumo reduciendo al máximo costos de energía, enfriamiento e instalaciones.  

2.  Ahorro en software, almacenamiento y redes

Las empresas que apuestan por el cloud computing como sustituto de sus centros de datos ahorran en software, sistemas de almacenamiento y redes internas. La virtualización de estos activos implica la disminución de costes en las tres áreas sin olvidar que todas ellas están presentes con mayor o menor necesidad en el resto de departamentos de la organización.

El almacenamiento en la nube implica la eliminación de servidores físicos (y el ahorro de espacio) así como una disminución del uso de redes debido a una menor huella del servidor. De esta forma, las empresas pueden derivar los anteriores gastos de almacenamiento físico a otros departamentos y hacer una previsión más eficaz de los costes a medio plazo.

Por otra parte, la reducción del uso de servicios de la nube pública implica una disminución del consumo de ancho de banda y otros costes de conectividad asociados a la conexión de servicios de nube pública que, debido a su variable necesidad por parte de los usuarios de la organización, podía ser impredecible.

Según los datos de DELL las empresas que asumen el cloud computing como sistema de almacenamiento pueden ahorrar a partir del tercer año de su  implantación un 2% en software general, un 28 % en almacenamiento y un 6% en sistemas de redes y conexiones.

3. Reducción en los costos de nube pública

Antes muchas las empresas apostaban por utilizar recursos de la nube pública (“TI de sombra”) que suponían una forma rápida de obtener todos los beneficios de este sistema de almacenamiento. El principal problema de la nube pública era que, puesto que la demanda de los recursos era impredecible, las empresas tenían que optar por un modelo de pago según consumo para algunas aplicaciones. Además muchas de estas aplicaciones se ajustan mejor a la nube privada local por cuestiones de seguridad, de legislación y de cumplimiento con leyes relacionadas con datos y privacidad. También por motivos de rendimiento y, por supuesto,  por motivos de rentabilidad

El cloud computing es un sistema de almacenamiento del que se benefician todos los miembros y departamentos de la organización, que puede implementarse acorde a las necesidades de la empresa y cuyo coste puede predecirse y presupuestarse. Por otra parte, aunque las empresas sigan alojando algunos de sus recursos en la nube pública, el grueso de los mismos se alberga en la nube privada local, lo que se traduce en un ahorro significativo de dinero en conexiones y mantenimiento. Si quieres que tu compañía empiece a beneficiarse de estas ventajas, ponte en contacto con un experto de Dell. Estamos a tu disposición para ayudarte.  

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información