Data Center | Noticias  

Hoja de ruta TI a través de 5 elementos imprescindibles

Tags: Actualidad
El planteamiento de una hora de ruta tecnológica resulta esencial para abordar futuros planes de desarrollo en la infraestructura TI en una empresa. Cinco son los elementos fundamentales que están detrás de todo plan tecnológico abordado con éxito.
big data mundo
Redacción

Pero, antes de adentrarnos en estos 5 aspectos, hemos de definir a qué nos estamos refiriendo exactamente. Una hora de ruta tecnológica es un documento que contiene un planteamiento claro de hacia dónde se dirige la organización en la consecución de objetivos clave. Este primer aspecto resulta fundamental porque, sin él, los proyectos podrían quedar relegados a un segundo plano debido al excesivo foco puesto en las necesidades que tienen lugar a corto plazo perdiendo, de este modo, la perspectiva de todo el conjunto organizacional.

Aclarado el concepto, ahora sí, he aquí los 5 aspectos que van a dar lugar a una hoja de ruta tecnológica ventajosa para cualquier organización que los tenga en cuenta:

Empezando por el final

El primer punto consiste en hacer justo lo contrario de lo que recomendaba Lewis Carol en Rey de Reyes: en lugar de empezar por el principio se habrá de hacer por el final. Los objetivos son claros: ayudar a la empresa a permanecer próxima a sus clientes, incrementar la productividad, y promover una mayor comunicación dentro de la organización aunque, también, tratar de ahorrar costes. Junto con ello, la compañía habrá de tener en cuenta un plan estratégico de TI.  De hecho, en la hoja de ruta tecnológica, se desgrana el detalle implícito que acompaña a un plan estratégico de la organización.

Desplegando una auditoría

El segundo aspecto pasa necesariamente por auditar la tecnología con la que cuenta la empresa para la gestión cotidiana de sus procesos de negocio, valorar aquella que la firma emplea, y saber qué tipo de tecnologías aportan los empleados para su uso en los procesos de la organización. Si una plantilla requiere formación es preferible comenzar por lo ya sabido y por las labores que ejecutan los empleados en la actualidad. Tras completar la auditoría, será necesario identificar los requerimientos críticos del sistema, especificando las áreas tecnológicas más extensas así como las tecnologías que actúan de driver y otras alternativas.

Eligiendo un equipo eficaz

Las personas que han de conseguir que el planteamiento se convierta en realidad también han de conocer las fronteras y el alcance del mismo. Por ello, es necesario seleccionar con atención a los miembros de un equipo de trabajo que, probablemente también, han de buscar sponsors que apoyen al plan.

Teniendo en cuenta los momentos de inactividad

Un cuarto aspecto radica en considerar la actividad que va a llevar a cabo la empresa mientras el plan TI está en proceso de implantación. Tal vez sea el mejor momento para empezar a enfocarse en la tecnología que puede ser asimilada rápidamente dentro de la organización para, a continuación, tener en cuenta el tiempo que va a ser necesario invertir en la implantación del plan hasta que entre en producción.

Medir, medir y medir

El paso final consiste en integrar parámetros de medición que evalúen la efectividad del plan. Este es un aspecto primordial, del mismo modo que resulta indispensable evitar la improvisación de nuevas reglas en la medida en que el plan avanza. En lugar de ello, es preferible realizar pronósticos que determinen la trayectoria de cumplimiento del plan y de los objetivos que se ha marcado, y evaluar los beneficios económicos que ha reportado a la organización una vez cumplimentado.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información