Puesto de trabajo | Noticias  

Tres aspectos de la economía compartida que favorecen a las pymes

Tags: PYME PYME
Nuestra cotidianidad ha cambiado radicalmente. No hay más que pensar en cómo disfrutamos de nuestras vacaciones, equipamos nuestros hogares o nos desplazamos al trabajo. Este proceso ha sido denominado: economía compartida, en un entorno en el que emergen un tipo de nuevas oportunidades que, 20 años atrás, hubiesen sido incomprensibles.
smartphone_jovenes
Redacción

La tecnología ha conseguido que, a través de apps, podamos alquilar un coche, contratar los servicios de un instalador, o disponer de un espacio de trabajo para la reunión de la tarde.

Muchos emprendedores han valorado esta transformación y se han apresurado a crear una cabalgata de nuevas ideas que capitalizan el boom del sharing. Llegados a este punto, emergen tres tendencias en la economía compartida que conllevan ventajas para las pequeñas y medianas organizaciones.

Una primera ventaja de la que pueden sacar partido las pymes se centra en el hecho de que   la tecnología está allanando el terreno a los emprendedores. Una empresa puede codificar una app en Guru por la mañana, lanzarla en la App Store por la tarde, y ver cómo ya está siendo utilizada para muchos usuarios para reservar mesa en los restaurantes de moda, a la hora de la cena. La tecnología optimiza los procesos de las organizaciones y de muchos aspectos de la vida, y es capaz de brindar acceso a una gigantesca base de clientes: 3.000 millones de personas de todo el mundo utilizan internet, y el 90% de EEUU es territorio online.

Ahora es el momento de entrar en la economía compartida. No obstante, al hacerlo, será preciso tomar precauciones a la hora de elegir una tecnología y partner fiables, dado que la mayoría de pequeñas empresas no dispone de un departamento de TI. Equipar a los pequeños negocios con una plataforma como Dell XPS 13 –un notebook excepcionalmente ligero y rápido que incorpora los últimos avances en rendimiento--, resulta vital para incentivar la productividad.

Un segundo aspecto de la economía compartida que favorece a los pequeños y medianos negocios tiene que ver con el cambio de planteamiento económico que proponen los millennials. En lugar de comprar casas y coches caros, los millennials sustituyen este tipo de necesidades por la economía compartida. Conocedores de esta realidad, muchas empresas se lanzan a ofrecer a este colectivo desde anuncios de plazas de aparcamiento a libros de texto pasando por ropa, bicicletas…  La economía compartida garantiza el acceso a las necesidades y también al lujo. Este modelo funciona para aquellos que ya confían plenamente en la tecnología y no se comprometen seriamente: la quintaesencia del millennial.

Los estilos de trabajo están mejorando. Esta sería la tercera gran ventaja para las pymes de la economía compartida, dado que empodera a los negocios, tanto grandes como pequeños, a definir su lugar de trabajo. En Dell, la flexibilidad laboral es un pilar fundamental de la cultura empresarial de la compañía; un beneficio que repercute positivamente en el aspecto personal de los empleados, en entorno medioambiental y en el incremento de la productividad, al permitir que los empleados realicen sus actividades laborales desde sus hogares.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información